lunes, 29 de abril de 2013

Las mariposas del tiempo



“Hoy recuerdo mariposas
Que ayer solo fueron humo
Mariposas, mariposas, emergiendo de lo oscuro…” (S.R.)


Hace unos años, una mariposa chocó con la ventana,
quería buscar la luz que provenía  de mi casa,
en el mismo acontecer, una canción presagiaba
el batir de alas hecho humo, en el instante
en que el amor se desbordaba con la noche
y se embarraba en las paredes de mi cuarto.

Hoy habito en un país 
en que los días son eternos
las noches demasiado cortas,
pero a pesar de los paisajes
y escenarios totalmente diferentes,
la luz, de otra forma,
proviene del sol y las estrellas,
es filtrada por la luna
y se baña con las olas,
mientras los cangrejos,
agazapados silenciosos
construyen escondites
para los días de gaviotas.

Y sin embargo en este país de ausentes soledades,
presentes soles y edades del tiempo discordantes,
a pesar de que se encuentran abiertas las ventanas,
solo los fantasma s del ayer se pasean en las paredes,
y los recuerdos de tarde en tarde se visten con palabras.

Regreso al instante anterior de las canciones,
al momento en que los dos encontrábamos un beso
y yo después, silencioso, lo guardaba.
No se si hubo brujería en ese acto
pero finalmente con un soplido,
aquel beso dentro de un capullo
no quiso transformarse en mariposa.

En este mes de mayo y recordando abril,
lleno de flores como todos los abriles de la vida
encerrado en treinta días del calendario
de todos los años antes y después
de lo que fue para nosotros
en esa noche de coplas y guitarras;
ahora, observando al pájaro amarillo,
desde el punto de equilibrio
en que me observa;
me hace recordar aquella noche entre mis labios,
aprisionado en el furor de tus abrazos,
sintiéndome morir entre tus piernas,
naciendo de nuevo por tus senos, 
al viajar  juntos con una carta sideral inexistente
en una cama de inmensas geografías,
trayendo a mi memoria  otros pájaros
que fluían por  tu boca, como planetas
gravitando por  tu cuerpo,
en esos besos repletos de recuerdos.

Las flores disecadas del olvido,
guardadas en las hojas de la ausencia,
evocan mundos distantes y remotos
en un amanecer que se extinguió con tu distancia,
en un país de nadie,
un país lejano,
mas cercano del recuerdo
de un  momento ya extinguido,
de "aquellas mariposas vueltas humo".


domingo, 28 de abril de 2013

Mantra



De lo que no es, 
maya, 
lo que ha sido antes 
de que estuviéramos unidos al cuerpo
De lo que creemos que es
y por ello en esa vana ilusión, dejamos la vida
sin haber conocido el “sentir” sin palabras de la muerte.
             
Ven a morar conmigo en el recinto  del  cielo y de la lluvia,
borra los cantos que no liberan mi conciencia,
ven a mí desde el jardín que se encuentra en medio de la nada
Corta la flor que me detiene a las cosas materiales del espíritu.

…hare rama
hare rama
rama rama
hare hare

Lágrimas de loto
son desprendidas de la nada
para bañar mi rostro
Lágrimas que  implosionan  la mañana
detenida en este instante renacido
en tus entrañas.
Krihsna placer supremo,
pleonasmo de la paz y de la nada,
oxímoron en sánscrito
magia desencontrada,
brisa sutil que habita en las montañas,
recinto de flores,
capullos de vacío,
recuerdos de otras vidas aquí en esta vida
mil veces ya  vivida


Tus palabras, colección de recados

Procesión de sílabas
que no logran desfibrar su idioma
“cuando su mensaje comienza a revelarse”-
Citas de susurros que el viento apaga
y que el encaje de tu espíritu,
en el borde sutil de su mirada,
enreda con su propio encaje
colección de recados para el mago
el divino principio,
nuestro regalo.



White Tantra



En el ojo de un huracán de historias
saltando de los lentes de la abstracción
de Guillermo Samperio,un escritor,
a un atlas de bolsillo de Mesoamérica,
La antología mexicana  de poetas
de hace ochenta años por Jorge Cuesta,
La Historia de México y sus gobernantes
El Kybalión y las siete leyes; tres iniciados.
y escuchando adormecido White Tantra Yoga.
En medio de este remolino de libros y temas,
reflexiono la lectura que hice de Cortázar
cuando escribe cristal con una rosa dentro,
esas pequeñas cosas que canta Joan Manuel,
las noches sin estrellas y en lunadas
entre arena del mar y mi casa en el olvido
lloviéndome de comas y de acentos por las frases,
atorándome de versos al azar desesperados
y los párpados cansados con el tiempo encima
la boca seca por no haber despegado los labios,
la imagen del Jamapa entre árboles de mango
y una zona verde devorada por la grava y el asfalto;
a unos cuantos días del canto colorido de La rama
y en el viaje no resuelto a la casa de los otros
rostros descubiertos
por la montaña que se esconde con sus ojos…

Me dispongo a preparar un café veracruzano
leer una colección de versos de un amigo
estudiar las reacciones de mi cuerpo cuando fumo
reflexionar sobre la crisis sempiterna de la vida
tratar de entender por qué la soledad es una puta
y bendita compañía en estas noches decembrinas
ausentarme en una lluvia de metáforas,
escapar, darle capetazo de inconcluso y terminado
a los cientos de de problemas no resueltos
y así como en estudios que le hacen al futuro,
sobre todo de aquello que puede dejar dinero,
donde alguna variable  puede ser el  tiempo,
así dejo que el tiempo sepulte mis recuerdos,
y cubra de polvo figurado a mis sueños de hace un año
y acomode otras variables del amor y del olvido,
de los viajes planetarios por continentes inventados
en que el cuerpo de una mujer no necesita anteojos
su orografía dos cordilleras imponentes impolutas
valles y ríos microscópicos donde fluye el sexo
grutas en que me encierro para olvidar mi vida
al recordar uno a uno los detalles desde el vientre
capitular amarras en el puerto de la muerte
atravesar el miedo de que nada es importante
solo el camino por andar no caminado
no dejarse arrullar por el canto de sirenas
volver a recorrer los pasos perdidos de la infancia
los juegos con chapetas y alambres inservibles
ser mariposa y cometa en el verano, farol chino
y rituales en los festejos tropicales del invierno
y este dolor sin que me duela al descubrirme nuevamente.

Ausencia de ti



…poema sin palabras es el aroma del misterio


Sobre tu cuerpo desconocido escribo, 
mientras el se dibuja a sí mismo
otros momentos que fueron de un tiempo
no vivido en este cuerpo mío que desconozco
al sentirse así, como te siento, en un amor físico,
cuando al nacer, nosotros los de entonces, nos reconocimos.

Beso tus dedos en el estar de regresarte a mi memoria
húmedos de nada evocan el dulce aroma de tu cuerpo
suave es el recorrido de mis pensamientos  por tu talle
lento y doloroso el viaje de la ausencia por  tus senos
triste es el placer solitario de pensarte en mis recuerdos.

La ansiedad es vestido del quebranto que tu deseo provoca.
soledad y llanto es un sinónimo que congela el tiempo
vacío es el medio en que nuestros silencios se confunden
la sala de espera en el hospital de sentimientos y abandonos.


Eres un recuerdo sin memoria en el valle de olvidos planetarios
hay en mí un momento inmaculado en los ritos de tus muslos
una oración  de olores mágicos  cuando fui rescatado por tu sexo
conjunción copulativa de lamentos, coda sin final, complemento.

Del poemario Travesía 2009

Vesania, nosotros siempre


                      Joan Miró                          Pájaros                                    Mirada




En un nudo de espejos eclosionas en el hálito de tiempo
como respuesta de una larga cadena de vidas olvidadas,
navegamos en una nave de humo que en colores se disipa
por el viaje  obligado de las almas en el mar infinito del silencio.    


Flor   impenetrable en el inmenso azul del universo mágico,
verbo sin pronombres en la profunda luz del ser divino,
tu frágil geografía en otras historias que no fueron las mías
se rompe en un millón de signos de apariencias luminosas,


Ahora somos el cáliz en que nuestras muertes son depositadas,
fragmentos instantáneos de aconteceres y karmas adquiridos,
bosque donde las genealogías son árboles que nos definen,
pentagrama descifrado en esta dulce melodía de soledades.


Pero finalmente en un susurro del verbo emitido por  la nada
como respuesta decantada de otros momentos que olvidamos,
en una líquida  cascada de murmullos incesantes, encarnamos
en ese mar, espejo de silencios eternamente enamorados.

sábado, 27 de abril de 2013

Tu cuerpo





Tu vientre, la noche en que me pierdo,
un jardín de verbos sin pronombres
donde mi propio vientre,
mi sexo
mi yo sin oraciones, 
son el diálogo incesante del silencio.




En esa parte de tu cuerpo que me pierde,
entre los pliegues del muslo con mis manos
se encuentra un verso que mis dedos rescatan
y una flor de loto donde mi alma es acariciada

En los pezones con sabor de abeja muda
y las colinas que se resbalan por tu cuello
hay metáforas ocultas en mis sueños
cuando un despertar repentino te diluye
                            
Tus piernas dos árboles blancos de nieve
y un enramado en tus pies de palomas y canela;
un bosque encantado que sueña que te sueño
y en otro despertar me duermo con sus hadas.

Recorre el pensamiento como por mis labios
el dulce contorno en tus caderas viento
guitarra antigua que encierra música y misterio
de sentir el infinito en ese punto imaginario.

En el mundo desfilan los rostros de mujeres
pasan las hojas sus bellos calendarios
y en mi mundo tu rostro, solo tu rostro
el que cautivo en su mirada me detiene.

Preso de ti en ese andar recorrido por  tu cuerpo
tus rodillas lunas alrededor de un astro  mágico
tantra en lágrimas de amor tu sexo planetario
un caminar de pájaros perdidos en una profecía.

Entre suspiros de poros de virgen descubiertos
y poros en tu piel que por mi piel se encuentran
hay un quemante lamento de presencias ardorosas
y un tiempo detenido con sabor a pan de dulce.

Vivo en el, renazco sin haberme muerto
tu cuerpo es el altar donde me sacrifico
el templo de un saber sin el conocimiento
la iglesia nocturna donde  se ofician versos

Cuerpo de día que en un paseo de arena y mar
vuelan  en él pelícanos y el viento se suspende,
las olas vuelven a ser cadera  y sal sobre tu vientre
inmenso mar tu ombligo profundo como el aire.

Tu cuerpo, es cuerpo de mujer cuando te pienso
mujer en mi,  tu sexo en que me reconozco
cuerpo de ti un espejo que no es mi cuerpo
solo el dulce placer de ser reflejado por tu cuerpo.

Muero de morirme por tu cuerpo.
Dimos un paso mas a ese súbito desconcierto
que no querías sentir y yo…  Ya siento



Me alejo con el viento,


 

 

 
Que sean las gaviotas

las que agoten nuestros sueños

y los frescos cipreses de la tarde

que del  sol se esconden,

los que cuiden un día las cenizas

de los cuerpos, cuando aún enamorados

sean vencidos por la noche en sus misterios.

 

Beso tus labios que en otros labios

se perdieron, los beso en el recuerdo

de las veces que religiosamente nos amamos,

en esas catedrales del silencio en que los otros

expiaban sus pecados, espejos de  nosotros

ante la imagen que  nosotros  adorábamos.

 

Largo vía crucis del amor sublime

y en ese momento derrotado,

largo camino para un final  nunca soñado,

al sucumbir en las señales que algunos

amantes igualmente enamorados nos dejaron.

 

Ancho transcurrir el de la ausencia,

largo porvenir el de la nada,

triste ilusión que por momentos

fue ensoñada y en otros momentos,

solo en el vacío se quedó reflejada

como en un verso sin palabras, tu mirada.

 

viernes, 26 de abril de 2013

País distante

























En este país que he ido construyendo
con largas caminatas en la playa
y un cuarto de regreso por el sol.
fui dejando mi otra vida
en medio de un jardín de piedras,
escolleras majestuosas 
centinelas del silencio.

Comencé a dialogar con las gaviotas
habitantes de otros cielos
que de igual forma abandonaron
y ahora en estas tierras
somos los nuevos inquilinos.

Entre el suave vaivén del microcosmos
repleto de sonidos bellamente repetidos
con una fuerza de paz en su periplo,
he dedicado la parte creativa de mi tiempo
a enredar con historias y oraciones
el incesante crecimiento de ciudades.

Envuelto en la plegaria de las aves,
rodeado de otros resplandores
reflejados por el canto de las olas,
los viejos inquilinos me cobijan
y mis recuerdos se pierden en la arena.

Los pensamientos dibujaron el plano,
el proyecto isométrico del alma
el lenguaje y la mística
de este país que se fue construyendo
con espejos,
ladrillos que fueron unidos por los pájaros
con agua de mar y cemento de la nada.

Ciudades con grandes avenidas
elaboradas con  lágrimas del cielo
y un río de metáforas que hablaban
de nostalgias,
han sido devoradas por el mar
alimento de los peces.

Las otras ciudades en que el destino me ha llevado
y he tejido mis sueños con mujeres,
convivido con otros personajes,
seres mágicos,
disidentes de caminos rectos,
pasajeros de la noche y navegantes de las sombras;
se han borrado en los pasos caminados
o en su mejor momento,
diluidas en las nuevas construcciones.

Hombres de mar,
mujeres de agua dulce,
tiempos sin tiempo
que la mañana encaja
en todo este tiempo elaborado,
mientras uno a uno las construcciones avanzan
y en cada piso levantado un pensamiento,
cada ventana una palabra.
Las paredes son muros trasparentes,
cortinas de colores después de la tormenta.

Este país distante es una nación de pájaros
donde los peces son frontera y bosque
en que otras criaturas sobreviven
y escriben relatos diferentes,
vuelven crónica la historia
le dan vida terrenal a los fantasmas
reencarnan las ideas en otras frases
en que luciérnagas y estrellas
se vuelven mariposas.

jueves, 25 de abril de 2013

Mirarte

                                                                Modigliani



Tu rostro es la compuerta de mis sueños
la entrada al paraíso

tu mirada
tus manos
tus senos

manantiales de vida

Tus labios son pájaros
después del invierno...
tus besos
dibujan ese amanecer
(que buscan mis palabras)
escondido por tus piernas
almas gemelas 
de mis necesidades prematuras
peñascos orbitando
en cualquier instante
que se cuele.


Toco tu cara
emigran los pájaros
al sur
donde el recuerdo
es casi eterno.

II

Déjame llevar el sueño 
hasta tu almohada
tu ausencia es ese sentimiento
en que la piel
de soledades se destapa.

Dama de la luna 
y de mis pensamientos
dama y señora 
de mis diálogos internos
presencia del lugar sin tiempo
presencia temporal de mis deseos
permanencia sin espacio entre palabras.


No hay olvido en tu piel
solo la huella inexistente de mis dedos
no hay presencia de mi boca 
entre tus labios
solo el lamento de mis ansiedades

por tenerte y no tenerte


Las cavernas subterráneas
en que habitan tus misterios
se vacían de mar y de gaviotas
provocan
la gravedad
equidistante
entre tus muslos

te bañan de arena y sal
de caracoles y planetas.

Te sabes sol y tierra
bosque y piernas
senos alrededor
del mar profundo
alrededor
del verbo
del silencio
de la noche transformada
en mariposa

Te sabes luna
vagabunda
y cometa solitario

Ambigüedad


                            Sacrificios (Foto de Tere Ruiz)  y  desde el  Paradise.- Mi lugar preferido (abril 2013)

Entre el mar y el periférico
sólo hay una avenida de por medio,
dos libros sin hojas
como si fueran árboles
en Otoño,
un florero vacío
la sensación de estar en otra parte
siempre,
borrar el amor
incipiente,
tomarse dos expresos cortados,
escuchar algunas frases fuera de contexto
no querer mirarte a los ojos,
detener el relato por un día

y así pasan sin querer.

Entre el mar y tú,
es como volverse loco por estar en algún sitio
que no sea la espera de las palabras,
de las frases alargadas
de un cuento repetido.

Entre el mar y las avenidas
puede detenerse el tiempo,
recuperar el instante
en el rasgar de una guitarra 
que me recuerda 
el amigo de la infancia,
los juegos entre paredes 
que no baña el sol,
mi última borrachera,
querer rescatarme del pasado,
leer con la cara mojada de los diarios,
pasar las páginas,
estar sentado sin hacer nada,
esperar el silencio,
como si este fuera
a llegar en cualquier momento,
dibujar los pasos 
que se dan en la arena 
y borrarlos después.

Entre el mar y todos,
entre el mar y la nada,
no es el misterio 
el que se asoma
ni las nubes,
ni los pájaros
ni estos momentos.

Entre el mar y el periférico
solo hay un clic,
un cambio de escenarios,
regodeo de las playas sucias
para regocijo de las gaviotas.

Entre el mar y tú
está ese mundo que se fue
desde hace años
en que aún no habías nacido...