viernes, 30 de marzo de 2018

Variables ocultas


                                                                        Imagen tomada de https://universoparalelo14.wordpress.com/2015/11/29/







Siempremío escribiste
con la seguridad de tus creencias
y es que después de tres millares de palabras
como estrellas alineadas
en un estallido tras otro
navegando entre conductos
mezclados con la sangre,
el corazón no solamente es vital por lo que existe
expande su dominio en lo biológico
y la semántica desborda sus fronteras.

Siempre tuyo es una imagen
mas allá de gravedades y ecuaciones,
un surtidor de sentimientos en el espacio tiempo,
por momentos retrocede en curvaturas
que se pliegan,
se distienden
para alcanzar el camino más corto
y el sentido común se pulveriza.

Y es la metáfora ligada al sentimiento
la que puede explicar este fenómeno
que acontece en la frontera
de lo que puede describirse con la ciencia,
y permitir a la poesía que incursione
con las variables que ocultan la existencia,
de aquello que llamamos Dios
 y Geografías,
Mapas estelares y planetas,
Soles nocturnos,
Silencios cosmológicos,
para que todo lo que nos da significado
se desdoble en tres palabras
y una fuerza que une en el espejo
a dos pronombres
que refleja  el diccionario de nosotros
a ti y a mi
Por siempre.

sábado, 13 de enero de 2018

Decir adiós









Decir adiós un día fue lo más difícil,
(sabíamos que no regresaríamos).
El tiempo no fue un punto
que se quedó suspendido en el vacío
mientras la vida pasaba
a través de la ventana,
como un soplo se incrustó en la partida
de un ave que algún día retornaría
para recordar que un adiós definitivo
no fue un recuerdo
de lo que siempre fuimos,
ni la fotografía descolorida
que nunca nos tomamos.

Ahora, en este cuarto a oscuras
los destellos de luz la fueron revelando
entre momentos que se tropiezan
con las palabras ahogadas
por una triste despedida.

¿Qué fue lo que pasó?
me preguntaste,
no quise decir que nuestro tiempo
se fue multiplicando,
 desdoblado en dos universos paralelos
que no fueron decretados
para que nuestros caminos se encontraran.

Y supimos que ese adiós definitivo
se fue desvaneciendo en un futuro
que se cambió en pasado,
y en un presente donde el otoño
no espera jamás la primavera,
pero tampoco aquellos días
grises y fríos del invierno.

Enero 2018
MHG