miércoles, 2 de octubre de 2013

Reflexionando el 68






                                                    Fotografría del Novedades de Tabasco



 
“Diciendo pájaro lo destruí
y eso no tiene perdón.
Lo he destruido en mí, no más.
Ya no vuela, ya no
construye su nido en el árbol que no soy ni
agita su pensamiento en mi ... “ Juan Gelman (El pájaro.- fragmento )


Se me han pasado los años en cada esquina
por las calles de dos ciudades diferentes.
Veo fotografías que empolvan la nostalgia
imágenes urbanas casi recientes, un suspiro,
camiones chatos, estudiantes melenudos
granaderos, bazucasos, cabello negro y largo antes,
un granadero golpeando a un futuro presidente
que no retuvo esa imagen en su mente al
gobernar un país que reclamaba mas justicia,

Los sesenta son casi todos los años que me habitan
la era del romance ideológico según los sociólogos;
para muchos de nosotros la consigna se quedó marcada,
no olvidar nunca, recordarlo siempre y para eso
qué mejor que seguir siendo “rebelde”, “marihuano”
“greñudo”, “estudiante”, “revoltoso”.

Algunos del momento histórico hicieron historia
otros la propia historia algún día los honrará,
muy pocos se volvieron ermitaños, ecologistas,
murieron en la guerra de guerrillas, en la cárcel;
Varios de aquellos que quedaron marcados, ahora
son diputados, senadores, pocos de ellos, sin embargo
siguen siendo rebeldes, luchadores de las causas justa,
contestatarios.

Pero finalmente, a todos nos marcó la historia,
no solo porque una película, o tal canción surgida
de los Beatles, “que mira que fueron pivote en parte”,
o la píldora para poder gozar más del sexo;
aún en ese marco más grande de la guerra fría
en que los diferentes bandos que disputaban las ideas
y el dinero a cuentagotas, junto a las armas, para los países
pobres, irían a ser el personaje tras el foro de los momentos
locales, que calentaron al planeta de una forma impresionante.

Se habló de una guerra de Cuba, y se peleó por un pedazo de tierra
como pretexto para una economía de guerra que producía
alimentos, armamentos, medicinas para más
de doscientos mil soldados en el lejano oriente y otras
tantas muertes para un país con paradojas y que hoy
prestó sus escenarios para un concurso de belleza.

Entonces llegaron los hippies, en parte para rescatar un poco
las ideas del Zen y del espíritu que antes los propios marginados
de las letras como kerouac y Ginsberg ya habían introducido,
por otra parte, para rechazar las ideas de una mayoría silenciosa,
pero en muchas partes del mundo también había conflictos,
que ahora después de medio siglo siguen sufriendo las secuelas
de una forma mas bien diferente y sin saber a ciencia cierta los actores,
por qué es que se encontraron con la muerte, el hambre, la pobreza
la ignorancia y por si fuera poco, el fanatismo religioso
como parte esencial de sus banderas ideológicas.

Sin embargo, la Historia deja su presencia y registra en siglos
lo que ella bautizó como colonia, colonialismo de los “buenos”
para enseñar a los “malos” que tenían que ser sumisos
porque si no entregaban sus tierras, y a sus hijos,
los buenos con sus cruces como símbolos, o la hoz y el martillo,
la mostaza ardiente y las fosas comunes
(que aprendieron mismos “malos” después de años),
iban a ser el resultado para los desobedientes.

Argelia, el Congo, así como los países árabes, la India, Corea
entre muchos, fueron testigos del yugo del tirano para que la ciencia
la música, el cine, el confort y el modo de vida americano
se propagara a los pocos países que también fueron tiranos.

Pero regresando al marco local de los problemas del sesenta,
aquí en América ya teníamos historia de lo mismo,
a veces con Somoza, otras Strosnner, los gorilas recién bautizados
al referirse a los militares de la zamba, los Videlas, y toda
la legión de generales después de Arbenz en Guatemala
y muchos más, aunque con recelo, eran sirvientes de cumplir
la consigna de los gringos, con sus grandes legiones de empresarios
espías y agentes de la CIA protectores, con otros traidores como siempre
de los suyos, Trujillo, papa doc, los esclavos del estaño y de Patiño
en Bolivia, los Duarte besando años mas tarde la barra y las estrellas.

Afortunadamente había Martí, Sandinos, Ernesto, Roque Dalton, las Violetas,
Heberto, los Neruda y en la tierra de los tupamaros, Zitarrosa, Benedetti,
y Galeano escudriñando lo que había quedado en la sangre de América,
muchos mexicanos solidarios, con argentinos, uruguayos, bolivianos
y chilenos, entre otros, expulsados de sus propios sueños.

Es cierto que la confusión, el caos, la falta de experiencia para ser libres,
el aferrarse con dogmas a las ideas del marxismo entre otras cosas,
también condujeron a grandes errores para la liberación del yugo
que hasta ahora tenemos en formas mas abstractas, como
el banco mundial y los modelos económicos, por ejemplo.
Pero el miedo fue una parte primordial en México
y el temor de avergonzarnos por errores de una policía inepta,
desnudó el verdadero rostro del tirano, con todo y el milagro
mexicano del crecimiento anual del siete por ciento.

Habíamos olvidado por ese motivo, a los que fueron sustraídos de sus vidas
como a Rubén Jaramillo o Vallejo y Campa entre barrotes con Siqueiros,
varios médicos, maestros, cañeros, ferrocarrileros y en general obreros,
indios que no hablaban español y no tenían procesos.

El mundo es cierto, estaba cambiando, y muchos compañeros en regiones
mas bien distintas por su nivel mas homogéneo del ingreso, como Francia, Norteamérica, la misma Praga comunista a fuerzas, entre otras, se estaban
rebelando por la fuerza arrolladora de los jóvenes, y las ideas de unos
cuantos, debido a Vietnam, los tanques rusos, los chinos aplastando al Tíbet,
los judíos y los árabes, entre problemas del presente y también bíblicos,
aquí en México, solo los pobres, pero recuerdo que a pesar de ello,
había más miedo a las ideas que pobreza como en estos tiempos,
aunque todo se reducía a mas de siete millones de ignorantes
cuatro años promedio de primaria (cuando en verdad que la educación elemental
y los maestros, no eran tan malos).

Siempre el temor de ver a la gente diferente:
no vestirse diferente
no pensar diferente
no vivir diferente

Aceptar los designios de Dios en un país católico,
que tu destino final (y mas feliz) era después de muerto
querer dejar de ser indio y mestizo
vestirse igual al que quería sentirse diferente
no luchar por mejores condiciones
mejor dicho, no pensar, para qué, si siempre
fuimos una nación de libros sin lectores.

Los sesenta años que ya tengo, es cierto que se quedaron
marcados por aquella edad del siglo veinte.
los dos sesenteros recordamos con nostalgia,
con nuestras historias convergentes, por qué las líneas
paralelas se cruzaron y la ciencia siguió sirviendo a unos cuantos,
los mismos que ahora por el progreso aniquilan al planeta.

Esa es la huella que me dejó el 68, antes todos de izquierda
a un lado del sistema, ahora la misma izquierda oficial
suicidada en parte y otra parte engullida en su soberbia.

A pesar de ello, sigo creyendo que el mundo,
no ha podido erradicar a los greñudos
los que piensan por los que no piensan
los que luchan por los que no pueden
los que defienden la vida de la selva
de los glaciares
y el océano,
al mundo de aquellos que no encuentran su cabida en la esperanza
los que no vivirán mas allá de diez años.

Afortunadamente sigue habiendo esperanza en la nostalgia
a pesar de que el planeta está dos veces más poblado
y también como la izquierda, se está desmoronado,
y en pedazos el hombre despedaza el paraíso de la tierra
y empuja a un tercio del planeta a vivir en el infierno,
sigo siendo estudiante si así fuera,
greñudo, rebelde del sistema para muchos,
sigo creyendo que el hombre no es solamente lobo,
que finalmente,
los lobos se están extinguiendo de igual forma
y que culpa tienen ellos de asociarlos al crimen y a la guerra,
el hombre tiene que volver cada día, más a sus raíces
es decir:
Ser pájaro volando en el espacio de sus sueños
Pez fluyendo por las aguas del silencio
Mariposa en retoño y verano de luciérnagas
Halcón
Águila
Tigre y serpiente
Tortuga
Caracol
y camino fluvial de embarcaciones
Sol emergente en un lugar de sombras
Mano generosa para el necesitado
Apoyo de si mismo en la vejez del día
Hormiga dentro de la sinfonía
Brujo y nahual
Santo y seña
Aguerrido y feroz en la defensa de sus crías
Navegante
Aventurero
Audaz
Amoroso
y finalmente:

Hombre pájaro
del hombre por sus alas.



México 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR TU COMENTARIO